El producto aporta una superficie de apoyo para el ordenador, evitando que éste se recaliente por el contacto con las sábanas. Facilita una mejor postura elevando la pantalla y acercándola a la altura de los ojos y permite el uso del ratón de sobremesa para una mayor comodidad.


No es fácil encontrar una postura adecuada a la hora de ver series o películas desde la cama, por lo que muchas veces adoptamos posiciones nada ergonómicas e incómodas. El producto nos ofrece la posibilidad de mejorar nuestra posición permitiéndonos mantener el ordenador a una distancia visual y orientación correcta.


Estudiar y trabajar desde la cama son tareas que se nos complican al no disponer de una superficie de apoyo donde poder leer y escribir cómodamente. Gracias a este producto todas estas actividades nos resultarán mucho más fáciles de realizar.